viernes, 27 de abril de 2012

Miedo a la pólvora en animales de compañía

FOBIA  A LA POLVORA EN PERROS

Primero hay que entender que el miedo es una respuesta completamente natural y constituye uno de los principales mecanismos que la evolución ha aportado a las especies para que se mantengan lejos de una situación potencialmente peligrosa. La fobia es una respuesta de miedo excesiva y persistente frente a un estímulo determinado. La fobia más común en perros es la fobia a ruidos intensos, un 10 a un 20 % de los perros pueden padecer esta fobia.

El miedo puede ser una respuesta heredada (Como ante cualquier situación o ambiente nuevo para el perro), ó el miedo puede ser una respuesta aprendida (Al margen de su componente genético, las respuestas de miedo se aprenden a lo largo de la vida). Cuando un perro muestra miedo y es consolado por el propietario, se le está reforzando esta conducta.


¿Qué hacer para prevenir que mi perro tenga fobia a la pólvora?

De la 4° semana a la 12° semana de vida el cachorro tiene las conexiones neuronales adecuadas para hacer asociaciones. Éste periodo de vida comprende el periodo de socialización a todo estímulo externo desconocido. Este momento es crítico y se debe exponer al animal a la mayor cantidad posible de estímulos, incluyendo los sonidos de la pólvora. Esta exposición y educación del animal se debe hacer con la asesoría de un profesional en comportamiento animal para así no generar problemas de comportamiento.

¿Qué NO se debe hacer cuando el animal ya tiene la fobia?

- Nosotros los humanos no asustarnos para no trasmitirles nuestro temor.
- No acariciar al animal: el animal puede interpretar esta actitud cariñosa como un premio a su conducta temerosa.
- No castigar el animal: como ya dijimos el miedo es una respuesta natural.
- No utilizar sedantes en el animal sin la asesoría de un Médico Veterinario.

¿Entonces que hacer si el animal ya presenta la fobia?

- Tenerlo dentro de la casa para que sienta compañía.
- Proporcionarle un lugar seguro donde el perro sienta menor ansiedad, para acostumbrarlo se puede poner comida allí (No obligarlo a que se refugie)
- Actuar con naturalidad frente al animal, como si no nos diéramos cuenta de su temor.
- Jugar con él ó comprarle un juguete nuevo para que tenga toda la atención en éste y se olvide de la pólvora, también funcionan juguetes que ya tenga pero el nuevo va a generar más atención. Proporcionarle el juguete cuando el animal se muestre alerta.
- Puedes llevar a tu perro a hacer ejercicio antes, así se incrementan los niveles de serotonina (La serotonina es un neurotransmisor que produce bienestar y relajación) 
- Terapia con esencias florales: éstas trabajan en la mente del animal y equilibran sus emociones. Las receta un profesional en terapias alternativas dependiendo de la individualidad del animal.
- Estos consejos son solo paliativos y el problema en realidad se soluciona con la desensibilización del animal y con refuerzo positivo. Esta terapia la realiza un profesional en comportamiento animal.

Andrea Duque Muñoz
T.P: 17532
Médica Veterinaria U. de A. especializada en Terapias Alternativas y Etología Clínica.
Celular: 321 704 40 01




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada